‘Volvimos’: Alberto Fernández jura mientras Argentina se mueve a la izquierda | Argentina

El líder peronista de Argentina, Alberto Fernández, asumió como presidente, marcando un giro hacia la izquierda para la tercera economía más grande de América Latina mientras el país lucha contra una inflación desenfrenada, temores de incumplimiento y aumento de la pobreza.

El político de centroizquierda de 60 años prestó juramento presidencial el martes frente a legisladores jubilosos, líderes políticos regionales y representantes de socios comerciales clave, incluidos Brasil y Estados Unidos.

En un discurso de una hora, criticó las crecientes tasas de hambre y pobreza y dijo que el país debe revivir el crecimiento para escapar del “default virtual” después de un período de dolorosa austeridad bajo el conservador saliente Mauricio Macri.

“Tenemos tantas heridas abiertas que sanar en nuestra patria”, dijo en el discurso ante el Congreso luego de tomar simbólicamente el bastón y la faja presidencial de manos de Macri, cuyo gobierno se ha visto afectado por una recesión y una creciente crisis de deuda.

Fernández se comprometió a cerrar las divisiones sociales e introducir un sistema de crédito “masivo” a bajo interés para impulsar la demanda interna.

“Sin pan no hay presente ni futuro. Sin pan, la vida solo sufre”, dijo.

El ascenso de Fernández marca el regreso de los poderosos peronistas de izquierda de Argentina, incluida la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, una política populista que se enfrentó a inversionistas y agricultores durante su mandato presidencial dual entre 2007 y 2015.

Para reforzar su reputación como un hombre del pueblo, Fernández condujo a la convención en su Toyota plateado y saludó a la multitud que se alineaba al borde de la carretera.

Los simpatizantes se reunieron frente al palacio Casa Rosada en la histórica Plaza de Mayo en el centro de Buenos Aires, ondeando pancartas y tocando tambores. Las camisetas con la cara de Fernández de Kirchner dicen “Estamos de vuelta”. Se espera que el nuevo gobierno se embarque en políticas a favor del crecimiento después de que los críticos del impopular ajuste fiscal advierten que podría afectar las arcas estatales ya agotadas.

Los defensores esperan que Fernández pueda superar una inflación anual superior al 50 %, una pobreza cercana al 40 % en medio de la recesión y dificultades en las conversaciones de reestructuración de la deuda soberana por unos 100 000 millones de dólares con prestamistas, incluido el Fondo Monetario Internacional.

Fernández eligió la semana pasada a Martín Guzmán, un joven alumno del premio Nobel Joseph Stiglitz, para dirigir el Ministerio de Economía.

“Alberto necesita mejorar la situación económica y social”, dijo Verónica Quintana, de 34 años, vendiendo banderas en la plaza central. “Hay mucha gente que se está muriendo de hambre y estamos en una situación crítica”.

A la luz de los desafíos políticos que se avecinan, el líder de derecha de Brasil, Jair Bolsonaro, quien se había enfrentado públicamente con Fernández, no asistió, la primera vez desde 2002 que un presidente brasileño no asiste a la toma de posesión en Buenos Aires.

Fernández debe conciliar varias demandas de su amplia coalición peronista y la presión del partido debilitado, aunque todavía influyente, de Macri.

El politólogo Julio Burdman dijo que este acto de malabarismo fue el mayor desafío de Fernández. “Necesita realizar una maniobra rápida para que la economía vuelva a funcionar, lo que dependerá de cómo pueda lidiar con la deuda”.

Federico Avila

"Analista. Gamer. Explorador amistoso. Amante de la televisión incurable. Aficionado a Twitter. Erudito de las redes sociales. Geek aficionado a la web. Orgulloso gurú de los zombis".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.