Javier Milei regala su sueldo todos los meses. Podría convertirse en el próximo presidente de Argentina.

Marcador de posición al cargar promociones de artículos

BUENOS AIRES — Cuando Javier Milei se postuló para el Congreso de Argentina el año pasado, hizo promesas que probablemente no ganarían muchos votos en esta nación sudamericana históricamente derrochadora.

El economista de 51 años, que se describe a sí mismo como anarcocapitalista, dijo que aplastará a la clase dominante, aplastará al gobierno y cerrará el banco central cuyas malas políticas monetarias, argumentó, están “robando” dinero a los argentinos a través de inflación. .

Pero una promesa parece haber tenido efecto: si es elegido, según Milei, sorteará su salario mensual. “Es dinero sucio para mí”, dijo. “Desde mi punto de vista filosófico, el Estado es una organización criminal que se financia con impuestos que se le quitan al pueblo por la fuerza. Estamos devolviendo el dinero que robó la casta política”.

Desde que Milei asumió el cargo en diciembre, 2,4 millones de argentinos se han registrado para tener la oportunidad de ganar su sueldo de $3200 en sorteos transmitidos en vivo en las redes sociales. Quizás en términos más generales, el político anteriormente oscuro, cuyas ideas aquí se encuentran en gran medida fuera de la corriente política principal, es el principal candidato en las primeras encuestas para las elecciones presidenciales del próximo año, con el apoyo de votantes de todo el espectro.

¿Preocupado por la inflación? En Argentina es una forma de vida.

Esta nación de 45 millones está profundamente polarizada entre el peronismo de izquierda del presidente Alberto Fernández y la coalición de centroderecha fundada por su predecesor Mauricio Macri. Las partes han creado una economía plagada de crecimiento anémico, escasa creación de empleo e inflación desenfrenada. Los analistas dicen que el ascenso de Milei sugiere una renovada apertura entre los asediados argentinos a una tercera vía.

“Milei expresa mejor que nadie el enojo de la gente”, dijo Lucas Romero, director de la consultora Sinopsis en Buenos Aires. “Su balbuceo contra el liderazgo político lo ayuda a generar apoyo basado en los malos resultados económicos de la última década”.

“…La ideología de una economía centrada en el Estado que ha sido tan dominante en Argentina durante más de dos décadas finalmente se está desmoronando”, dijo Romero.

¿Deberían los ricos pagar por la pandemia? Argentina piensa que sí.

El bibliotecario y librero Jorge Flores, de 49 años, está emocionado de votar a Milei por el “cambio cultural”. Dice que la aparición del legislador lo animó espiritualmente. “Antes de que él viniera, un anarquista era un paria que se reía”, dijo. “Pero ahora Milei está diciendo estas cosas en voz alta: destruye el estado, ingresa al sistema y hazlo estallar desde adentro”.

Como presidente, dice Milei, recortaría drásticamente el gasto para reducir los impuestos. Fortalecería los lazos con Estados Unidos y otras potencias occidentales, y obtendría el apoyo de aliados que se oponen a las ideas de izquierda que ahora están surgiendo en la región.

“La única salida para América Latina es volver a participar en el libertarismo”, dijo Milei al Washington Post. Ha dicho que “se cortaría el brazo antes de aumentar los impuestos”.

Milei es quizás el miembro más radical de un grupo de libertarios que logró avances en las elecciones intermedias de 2021. Fue la primera vez en décadas que la filosofía del gobierno limitado obtuvo un apoyo significativo, una sorpresa en un país gobernado durante mucho tiempo por variantes del peronismo de izquierda.

Argentina es el socio del tango al que el FMI no puede renunciar

Para el publicista Thomas Finsterbusch, de 42 años, es la única solución. “Mucha gente cree que el Estado tiene que encargarse de todo”, dijo. “Pero al final simplemente nos da una patada en la cabeza con todo su peso. Es hora de una contrarrevolución”.

El ascenso de Milei se vio favorecido por sentimientos generalizados de pesimismo y apatía. El país llegó a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para evitar la última de una serie de incumplimientos, pero la inflación mensual del 6,7 por ciento en marzo sugiere que las presiones de los precios solo están empeorando. Las encuestas muestran que la mayoría de los argentinos creen que la economía empeorará dentro de un año y esperan que sus hijos estén peor en el futuro.

“Hoy, Milei es un hervidero de frustración de la gente”, dijo Mariel Fornoni, directora de la encuestadora Management & Fit, con sede en Buenos Aires. “Las expectativas son increíblemente bajas. Cada líder político que medimos tiene una imagen pública muy pobre y eso es algo que no he visto en mucho tiempo”.

La economía argentina se derrumba. Aquí vienen los peronistas otra vez.

Milei ha obtenido el apoyo de todo el espectro político, incluso de argentinos de bajos ingresos que tradicionalmente han sido una base confiable para los peronistas. En el Barrio Padre Múgica, una favela de Buenos Aires, su coalición “Freedom Advances” recibió hasta un 17,2 por ciento de apoyo el año pasado.

Pero en ningún segmento las ideas de Milei han tenido tanto éxito como en los chicos. Atrae multitudes a hablar en público y a las redes sociales, donde los influencers difunden y amplifican sus ideas.

Flores, el bibliotecario, se sorprendió hace unos años cuando vio niños de 11 años comprando libros que Milei recomendaba en la televisión. “Es la primera vez que veo niños comprando letras [Nobel Prize-winning economist Friedrich] Hayek como si fueran lectores fanáticos de filosofía”, dijo. “Todos estos son libros densos, extremadamente difíciles de leer. Pocas veces he experimentado tanto entusiasmo”.

Un auto italiano de un país argentino se ve muy bien pero simplemente no funciona

No está claro si el apoyo a Milei durará hasta las elecciones de octubre de 2023. La economía podría estabilizarse. Su naturaleza agresiva y áspera podría desaparecer. La economía podría mejorar.

“Estoy entre los que piensan que las posibilidades de Milei son reales”, dijo la politóloga Ana Iparraguirre. “Y lo que más me preocupa es que este discurso virulento con tintes antidemocráticos pueda dejar cicatrices a largo plazo más severas que quien gane”.

Martín De Bernardis votó por Fernández en 2019 y por Macri en 2015. Ambos lo decepcionaron. El empleado de seguros de 24 años ahora está considerando emigrar. Pero primero emitirá un voto.

“No veo futuro para mí en Argentina”, dijo. “Los políticos solo nos recuerdan cuando es hora de votar. Para mí es Milei o un billete de ida. Él es mi última esperanza”.

Federico Avila

"Analista. Gamer. Explorador amistoso. Amante de la televisión incurable. Aficionado a Twitter. Erudito de las redes sociales. Geek aficionado a la web. Orgulloso gurú de los zombis".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.