Elefantes que han vivido en un ecoparque en Argentina durante 2 décadas llegan al santuario en MT donde vivirán en libertad | Mato Grosso

Pocha y Guillermina, que fueron transportadas desde el Ecoparque de Mendoza, Argentina, al Santuario de Elefantes (SEB) en Chapada dos Guimarães, a 65 km de Cuiabá, llegaron al lugar este jueves (12). Los dos vivieron en un recinto subterráneo de hormigón durante dos décadas.

  • Comparte esta noticia en WhatsApp
  • Comparte esta noticia en Telegram

Fueron seis días de viaje. Como los dos vivían en un lugar cerrado, no conocen el entorno natural.

Según los biólogos que viajaban con ellos, estaban muy tranquilos pero cansados. El siguiente paso es esperar a que los elefantes se acostumbren y conozcan el nuevo lugar.

Pocha y Guillermina llegaron al Santuario este jueves (12) — Foto: Reproducción

Desde junio del año pasado, los elefantes se han estado preparando para ser trasladados al Santuario de Elefantes.

Tienes que acostumbrarte a una caja de transporte y te entrenas para eso. Solo se quedan en las cajas si son cómodos para el viaje.

Pocha tiene 55 años y vive en las instalaciones de Mendoza desde 1968, habiendo llegado desde Alemania. Guillermina, hija de Pocha y Tamy, tiene 22 años y nació allí. La hija nunca ha conocido otra realidad que las paredes.

Guillermina aún se está acostumbrando al santuario — Foto: Reproducción/Luiz Gongaza Neto

Pocha es una madre tranquila y protectora, mientras que Guillermina tiene una gran personalidad y actúa como una niña mimada.

La madre tiene la piel clara por el roce con las paredes de cemento y también por la sequedad de la piel. También tiene mucha piel rosada con manchas negras, algo común con la despigmentación que se produce en los elefantes asiáticos. Ella tiene una gran sonrisa y ojos brillantes.

Ambos tienen un sobrepeso significativo y no tienen problemas de salud conocidos.

Los elefantes estuvieron en una caja de transporte durante seis días — Foto: Reproducción/Luiz Gongaza Neto

Guillermina no conoce el comportamiento correcto de los elefantes y su madre la deja hacer lo que quiere. El elefante es inseguro, tímido y un poco miedoso. Ambos son curiosos.

La hija tiene una apariencia juvenil con una estructura pequeña, piel tensa y una barriga pequeña. Toda su vida estuvo en un caso concreto. Nunca ha podido explorar una forma de vida dinámica, por lo que la incertidumbre gobierna las pocas opciones que tiene.

Según la SEB, uno de los mayores costos diarios proviene de la alimentación que se ofrece a los elefantes, como heno, frutas, verduras, cereales, melaza y otros. La cantidad de este alimento que requieren los elefantes es muy grande.

Esto lanzó la campaña para recaudar fondos y comprar víveres para Pocha y Guillermina en dos meses.

Jacinta Rangel

"Escritor amigable con los hipster. Entusiasta de la televisión. Organizador. Emprendedor general. Pionero de Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.